Correr descalzo: día 9

2'3 Km. 12 minutos.

Mañana cubierta y suelo húmedo. Gran placer correr con el suelo
húmedo, aunque me hubiera gustado encontrar charcos.

Estoy encantado, porque en solo 9 días me encuentro mucho mejor y, de
no ser por la espalda, estaría corriendo más y más rápido. Pero voy
por el buen camino, al menos esa es la sensación.

Anuncios

Correr descalzo: día 8

2'3 Km. 12 minutos.

Sigo con el ritmo de 6 minutos por kilómetro y, de momento, me
encuentro cómodo en cuanto al cansancio. Pero en cuanto a la pisada y
la manera de correr, el cuerpo me pide más velocidad, más zancada. La
sensación es que las piernas y los pies están deseando sentirse libres
y correr como es debido, no solo al trote cochinero. En fin,
paciencia.

Ahora que el cielo se ha cubierto y han caído algunas gotas estamos
sobre los 8 grados, así que el frío en los pies ni se nota. Es mucho
peor andar esquivando cacas de perro todo el tiempo. Así es imposible
concentrarse.

Hoy la espalda me ha respondido mejor de lo que esperaba ahora que voy
aumentando la distancia un poco, aunque los glúteos estaban tensos
cuando llegué a casa.

Correr descalzo: día 7

1'5 Km. 8 minutos.

Las piernas empiezan a pedirme más camino, aunque todavía no he
acompasado el ritmo de la respiración y me canso y jadeo bastante, y
eso que solo corro kilómetro y medio a ritmo de anciano.

El suelo sigue estando muy frío a pesar de que la temperatura ha
aumentado bastante. Pero se nota la subida de temperatura y llega uno
a casa con las plantas de los pies menos insensibles.

Correr descalzo: día 6

1'5 Km. 8 minutos.

Parece que la temperatura sube muy lentamente aunque siga el cielo despejado toda la noche. Aún así el suelo sigue estando helado y se nota en los pies, y como siempre es peor a la vuelta.

Sigo con el trote cochinero, pero considerablemente más cómodo. Hoy la espalda me ha molestado algo menos. Lo que noto claramente es que voy un poco despendolado, es difícil controlar lo que sucede con los pies, pero supongo que es normal dada la flojera muscular general.

Correr descalzo: día 4

1 Km. 6 minutos.

Hoy no hace tanto frío como ayer y los pies iban mucho más cómodos. Aún así se me han entumecido las plantas y he notado más el frío del suelo durante la subida de regreso a casa, bajo los árboles.

Las piernas, perfectas, y la espalda, soportable.

Estos días he mencionado mucho el frío y las sensaciones que me causa sobre todo en los pies. Debo decir que a estas horas en que salgo a correr (sobre las 6:30) estamos muy cerca de 0ºC, y en algunas zonas algo alejadas de los edificios estamos por debajo claramente, porque hay hielo en el suelo. Me resulta muy sorprendente que en pleno invierno, rondando los cero grados y empezando el entrenamiento con salidas muy cortas los pies respondan tan bien, es una sensación muy placentera.