Una propuesta para mejorar la UNED

EDITADO 08-02-2017: Una razón más para abogar por los formatos y las herramientas (informáticas) libres en una universidad pública es la siguiente. No está recogida, con gran pesar por mi parte, en el texto original porque ni siquiera sabía de su existencia, pero aunque sea con retraso, he decidido tomar nota y dejar constancia. El texto está sacado tal cual de http://webs.um.es/jal/41-herramientas.xml, una web más que recomendable aunque el interesado no sepa, como yo, absolutamente nada de leyes. En su web, el profesor Joaquín Ataz López, catedrático de derecho en la Universidad de Murcia, expone sus lúcidos razonamientos a favor del software libre en las instituciones públicas. Y dice así:
«El principio de neutralidad tecnológica, recogido por el artículo 4.i de la Ley 11/2007, de acceso electrónico de los ciudadanos a los servicios públicos nos exige, como funcionarios docentes, no presuponer ni exigir de nuestros alumnos la utilización de ninguna aplicación informática “concreta”. No debemos, por lo tanto, repartir material docente en ficheros para cuya lectura sea preciso tener instalado algún programa concreto; y mucho menos si se trata de un programa de pago. Lo que significa que no debemos proporcionar a nuestros alumnos ficheros en formato Word, Power Point y similares.
»Este principio no exige en realidad el uso de software libre, sino el uso de estándares abiertos. Pero es claro que usando software libre, lo estaremos cumpliendo.

»La mayoría de las licencias de uso del software propietario, son peor que leoninas. El adquirente de software propietario queda absolutamente inerme: prácticamente no se le concede ningún derecho sobre el software que adquiere. De hecho ni siquiera existe en el mundo de los conceptos jurídicos una palabra que describa correctamente su posición jurídica, pues es evidente que la palabra “propietario” no sirve para describir las facultades que se conceden al comprador de software. Deberíamos más bien llamarlo licenciatario, e incluso, si se me permite un juego de palabras, dado lo poco que esas “licencias” autorizan, sería un auténtico licenciatario light, bajo en licencia.

»No es razonable que un “entendido en Derecho” acepte esas condiciones abusivas, sobre todo cuando hay una alternativa sencilla: el software libre.»

A partir de aquí, el texto original de mi propuesta:
En este curso, la UNED ha puesto en marcha una plataforma para recoger ideas de alumnos y profesores, discutir sobre ellas y crear una comunidad para mejorar la universidad. Esta plataforma se llama «Horizonte UNED 50» (lo siento, pero no podrás entrar sin un nombre de usuario válido de esta universidad).
En esta plataforma he visto, después de buscar entre los cientos de propuestas que aparecen, que apenas hay mención a los problemas, tan graves a mi juicio, que aquejan a esta universidad según sabéis si habéis leído mis últimas entradas al respecto: esta y esta. Por eso me he decidido a escribir mis propias ideas y empujar un poquito la causa del software libre. Había hecho una propuesta que abarcaba dos aspectos fundamentales, el de los textos básicos, que tanto hemoos mencionado, y el del software y los formatos libres. Ambos temas están muy relacionados, pero finalmente terminaron siendo propuestas idependientes.

Seguir leyendo

Anuncios