El fin del blog en WordPress

Actualización última y definitiva

Esto ya no se actualiza más y está abandonado. A partir de ahora, mi página personal es esta: https://jac-web.ydns.eu. Las razones, más abajo o, mejor, en la nueva localización (el texto está más actualizado). Si necesitas (o simplemente deseas) contactar conmigo, encontrarás cómo hacerlo en este enlace. Los comentarios en esta página no serán ni siquiera leídos, o sea que de contestarlos ni hablamos.

A continuación, el texto original de la declaración de abandono:

Con un poco de pena, la verdad, pero también con muchas ganas de hacerlo, voy a abandonar el blog alojado en WordPress. Este blog. Por varias razones que voy (cómo no) a enumerar prolijamente para dar el coñazo una vez más. Pero no pasa nada, que todo seguirá estando disponible y, me parece a mí, mucho mejor que antes, aunque de manera muy diferente en una nueva página web. Tampoco es que vaya a ser inmediato, pero va a suceder con toda seguridad. Además, habréis notado que últimamente se actualiza más bien poco. En parte es por pereza, sí, pero en parte es porque estoy dándole vueltas al rumbo que debe tomar esto. Y cada vez tengo más claro por dónde quiero tirar.

Como en casi todo en la vida, hay varias razones diferentes que me han llevado a tomar esta decisión. Y tampoco es que una pese mucho más que las demás, así que van en el orden en que se me vienen a las meninges.

Una de las razones es la complejidad de la página en sí. Una entrada sencilla, como esta misma, formada únicamente por texto, supone la descarga de más o menos 1MB de contenido entre iconos, logos y otros adornos gráficos; hay 280 líneas de código que hay que descargarse, leerse y ejecutarse antes incluso de que empiece lo que yo he escrito. Esto incluye llamadas a las fuentes de Google, opciones de compartición de Facebook, CSS y JavaScript por un tubo… Ya el hecho de que haya enlaces a Facebook y Google en la cabecera de la página me da una grima que no puedo. Hay código de Google Analytics (aunque también lo hay del propio sistema de rastreo de WP) que hace que esta empresa pueda rastrear ciertos datos que después son utilizados para hacer un rastreo completo de la actividad de quien visita la página. Más o menos, cada vez que visitas este blog (u otro de WordPress.com), estás enviando a terceros actores, entre otras cosas:

  • La dirección IP.
  • La identificación del navegador (tipo, versión, complementos utilizados, sistema operativo, resolución de pantalla, etc.)1
  • Hora.
  • Localización.
  • Actividad en la página (qué partes visitas, cuánto tiempo, de dónde vienes, a dónde vas, qué buscas, qué escribes…)

Entre estas 280 líneas de código que he mencionado hay 25 conexiones a compañías de publicidad en forma de enlaces dns-prefetch, es decir, el navegador va a resolver los nombres de dominio de esos sitios en previsión de que en algún momento se solicite algún contenido. No hay nada descargado todavía pero, en principio, la conexión está lista con el objetivo de agilizar la carga de publicidad.

Además del asunto de la privacidad está el de la optimización de la transmisión de información. Vale, es verdad, no estamos en los tiempos del floppy y un MB por página no le da miedo a nadie, pero actualmente la energía consumida por la red es aproximadamente un 10% del total consumido en el mundo, y aunque la eficiencia mejora año a año, el tráfico de datos se duplica cada dos años. En parte, este crecimiento es debido al sobredimensionamiento de páginas generadas con «gestores de contenidos» o CMS (Content Management System por sus siglas en inglés). Creo que esto es una aberración y nosotros, que hemos comprado bombillas LED «porque consumen mucho menos», no podemos continuar aumentando el consumo energético «inútil» creado por internet solo para ver contenido.

Otra razón, relacionada con la de la privacidad2, es que es una empresa norteamericana y eso, hoy por hoy, es preferible evitar.

¿Y qué puedo hacer yo?

¿Y qué puedo hacer yo para luchar contra este despropósito de páginas infladas? Pues tener mi propia página estática, es decir, guardada en un disco duro, en un servidor de muy bajo consumo. Una página estática es un documento, generalmente escrito en lenguaje HTML, almacenado en un ordenador conectado a la red. Punto. Por el contrario, una página web dinámica (como las que aloja WordPress y otros muchos miles de sitios comunes en internet) se «calcula» a partir de una base de datos de contenidos y unos parámetros interpretados por un programa (el CMS), independientemente para cada visita. Cada vez que el servidor registra una petición, genera una página que entrega al visitante. Este proceso consume muchos más recursos en todos los sentidos: los servidores han de ser mucho más potentes para atender las demandas de tráfico, las redes de transmisión (incluidos los routers domésticos y la conexión que pagas en casa) han de ser más capaces y los equipos que consumen (en román paladino, tu ordenador) también. De ahí una página web estática y extremadamente simple.

¿Y contra tanto código de publicidad y rastreo? Pues, como la página es mía, no ponerlo. Así de simple. Me quedo sin las mágicas estadísticas que me dicen cuántas veces os habéis descargado los apuntes de japonés. No podré ver cuáles son los artículos más leídos para poder enfocar los siguientes en una dirección interesante… Este es un tema que me parece importante. Mi página, mi blog, mis artículos son lo que yo pienso, en lo que yo creo, lo que humildemente ofrezco al mundo por si a alguien le interesa. Si te interesa y lo lees, bien. Si lo lees y te sirve de algo, mejor aún. Si no lo lees o no te gusta, no pasa nada. No voy a escribir nada diferente para que le guste a más gente ni a cumplir con plazos de entrega de ningún material más allá de lo que a mí me apetezca hacer.

Problemas

Por supuesto, esto tiene sus problemas. El primero, la disponibilidad. A nadie se le escapa que a veces falla la alimentación eléctrica, por ejemplo, si hay tormenta. Y, por tanto, habrá momentos en que la página no esté disponible. Sinceramente, no me preocupa mucho. No es una página de la que dependa la vida de nadie, ni que ponga en contacto servicios esenciales.

La «hermosencia» o «bonitud» no es la que se espera de una página moderna. Vale, acepto la colleja. Pero es en aras de una compatibilidad extrema y una reducción del consumo de recursos al máximo.


  1. Si crees que esto no sirve para husmear en tu actividad, haz una prueba de cuán única es esta huella que tu navegador deja en la red.

  2. En realidad, todas las razones aducidas están relacionadas entre sí: el código espía y publicitario está en beneficio de grandes empresas que operan donde están los centros de poder tecnológico…

4 comentarios en “El fin del blog en WordPress

  1. Llevo un tiempo pensando en esto mismo y había llegado a la misma conclusión. No sé si la materializaré como vas a hacer tú, de momento solo he limpiado el blog para que pese menos y he quitado los anuncios.

    Adelante compañero, te seguiré leyendo allá donde vayas!

    1. Muchas gracias por el comentario, no sabes lo que anima ese «te seguiré leyendo allá donde vayas». Afortunadamente, puedo decir lo mismo de Onda Hostil.
      Supongo que aligerar la página es un principio, estas cosas siempre piden más, je, je.
      ¡Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .