Correr descalzo: ¡más minimalismo, más!

Lentamente, las sorpresas «epifánicas» van disminuyendo porque, como en todas las cosas, las salidas por las cercanías se van constituyendo en costumbre. A todo se habitúa uno, hasta a las fantásticas vistas de la Osa Mayor sobre el negro horizonte del mar. Sin embargo, hace un par de días sucedieron dos cosas interesantes que me han llevado a aprender algo nuevo acerca de esto de correr «con lo mínimo».

Más distancia y distinto trayecto

Siguiendo el fantástico Run for your Life de Mark Cucuzzella, (slow down to speed up, dice el autor), hace un tiempo que me lo estoy tomando con calma y la verdad es que se nota la mejoría muy rápido. Ahora puedo correr 5 Km en 25 minutos sin abrir la boca, a ritmo de tranquila conversación, y en eso estoy, en mi ritmo cómodo de 5 minutos por kilómetro. Y hace un par de días, que es lo que quería contar aquí, en este blog, decidí continuar el camino completo del paseo marítimo, que aunque tiene muchas subidas y bajadas y es un trayecto más largo del habitual se me antojaba sencillo y, ¡qué diablos!, me lo pedía el cuerpo. Y no voy a decir que se me hiciera corto, pero no me pareció nada del otro jueves. Y es un subidón encontrarte con que, en realidad, ¡puedes!

Se me ha olvidado el reloj

Pues resulta que llego a la calle y me doy cuenta de que no tengo el cronómetro. ¡Maldición! Ahora que estaba convencido de que necesitaba un GPS con pulsómetro para correr como está mandado, voy y salgo sin un miserable cronómetro. Vi la hora (6:19) y la temperatura (19 grados) en el rótulo de la farmacia y decidí que no iba a subir otra vez. Ya me dio pereza bajar, si tengo que volver a subir me vuelvo a la cama, así que arranco calle abajo. Los primeros dos o tres kilómetros estuve ansioso por saber si el ritmo era el correcto: ¿voy muy rápido, muy lento? Normalmente paso por aquí entre el minuto 6 y 6:30, pero ¿y hoy? En fin, no lo sé. Encaro la primera subida fuerte y me quedo sin aliento, así que decido aflojar un poco. Luego sigo y, en la bajada, me fijo en la pisada para no ir frenando y golpeando contra el suelo, lo que me lleva a alargar la zancada y aumentar el ritmo con facilidad. En el llano, ritmo cómodo, en la siguiente subida fuerte, trote cochinero. Estoy disfrutando de la carrera sin importarme el tiempo. ¿A qué hora llegaré? Me da igual, me desplazo con facilidad y me parece que puedo ir hasta el fin del mundo (ejem). En la bajada final voy por la carretera, más suave y con menos piedras que la acera. A fin de cuentas a estas horas no hay nadie. Eso sí, la carretera me deja los pies negros, hace días que no llueve. Llego a casa y un vistazo al reloj de la farmacia me dice que he tardado 33 minutos en hacer los casi 7 Km. del recorrido. Estoy en mi ritmo pero he disfrutado el triple.

Total, que hasta un sencillo reloj Casio con cronómetro puede ser una fuente de tensión y preocupación que parece ser mejor dejar en casa. Cuando me di cuenta de cuánto estaba disfrutando de la sensación de correr en total libertad me acordé de cuánta gente veo corriendo con el móvil y otras piezas de alta tecnología y me sentí aún más libre. Me pregunto cuántas otras cosas sobran de las que nos acompañan a diario y consideramos imprescindibles. Poco a poco, la sensación de empoderamiento, de autosuficiencia, se va apoderando de otras facetas de la vida diaria. Habrá que hacer más experimentos para saber lo que podemos dejar atrás. Creo que este camino es un camino sin retorno, pero el viaje se presenta alucinante.

Anuncios

2 comentarios en “Correr descalzo: ¡más minimalismo, más!

    1. Que ben lerte por aquí!

      Sí que son boas sensacións. As mellores. Das que fan afición.

      Xa sabía que leras este libro. De feito, lino gracias a túa reseña no teu blog, así que gracias polo teu artículo. Noutros artículos desta serie puxen enlaces a túa páxina, que abreume os ollos a interesantes recursos coma este, ainda que teño que comprobar se apuntan a gitlab ou a wordpress, que foi a primeira que coñecín.

      Gracias por pasarte e comentar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.