Correr descalzo: una de cal y otra de arena

He leído en una página de la Universidad de Harvard dedicada a esto de correr descalzo que

There is no single “perfect running form.” Everyone’s body is different and no single technique could be best for everyone.

de manera que he olvidado un poco lo que he estado leyendo y oyendo y me he centrado más en lo que siento. Poco a poco esto se va puliendo, y el hecho de pisar debajo del cuerpo y levantar rápido los pies del suelo hace, por sí solo (si vas erguido, sin mirar al suelo y con los hombros en su sitio), que la primera parte en aterrizar en el suelo sea la parte anterior del pie, que no haga falta eso de «sujetar» los talones para que no golpeen el suelo y además aumenta la cadencia de manera automática. Como dije en otra ocasión, el correr se vuelve cómodo.

Aunque van cambiando de posición con el paso de las semanas y no he podido verlos al salir de casa sino durante el camino de vuelta, algunos días que ha estado el cielo despejado he disfrutado de la hermosísima vista de Venus, Saturno y Júpiter perfectamente alineados y aún visibles en el cielo ligeramente azulado del amanecer. Si estas vistas y estas sensaciones no hacen afición a esto de correr, no sé qué otra cosa puede funcionar.

Aparte de esto, los dos días que he salido la semana siguiente no ha habido epifanía ni pequeño gran placer. La espalda ha sido una tortura y el camino se me ha hecho largo. Normalmente, al llegar al mirador sobre el mar (unos 10 minutos corriendo, más o menos) me paro y me estiro un poco para superar este agarrotamiento inicial, luego vuelta atrás hasta el camino de subida que me lleva hasta el parque y de vuelta a casa.

Este arrancar otra vez tras parar un minuto o dos se me ha hecho duro, por mí me volvía andando y me metía en la cama de buena gana. Creo que estoy pillando un resfriado o algo así, porque ahora me duelen las articulaciones y estoy completamente empanao, me cuesta moverme y hasta pensar.

En fin, quiero pensar que este dolor de espalda es por la gripe incipiente y que voy por el buen camino para que se me pase de una vez.

escribí en su momento. Tampoco fue para tanto. En una semana, nuevo.

Anuncios

2 comentarios en “Correr descalzo: una de cal y otra de arena

  1. Me alegro de que hayas encontrado momentos de disfrute. Creo que lo que dices de olvidarte de las “reglas” es muy importante, hay que sentir el contacto con el suelo y poco a poco se van alineando los astros 😉

    ah! tienes cuenta en algún lugar del fediverso? creía haberte conocido por allí. Venga, salud!

    1. ¡Cómo no iba a encontrar momentos de disfrute! Creo que, en realidad, el hecho en sí de tener contacto con el suelo y correr de un modo «natural» ya es motivo de disfrute, es algo más íntimo o personal que el simple acto de entrenar, sufrir o superarse. En mi opinión, a pesar del cansancio o las dificultades el cuerpo «despierta» a algo que le es natural y eso es placentero en sí mismo. Y sí, los astros se van alineando lentamente. Menos mal.

      Por cierto, sí tuve una cuenta en quitter.is, pero el nodo empezó a funcionar mal y al final fue abandonado. Y ahí terminó mi aventura en las redes sociales, pasaba más tiempo buceando en GNUSocial que estudiando. Quizás pruebe diáspora algún día. ¿Qué me recomiendas?

      Muchas gracias por acercarte por aquí y dejar un comentario.

      ¡Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.