Correr descalzo: tercera semana

A pesar de cuento esta como la tercera semana, en realidad hace 10 días que no salgo y, aún así, me he encontrado bien. No pude salir por culpa de la espalda, pero hace un par de días que he cambiado de fisio y me ha sentado bien. Este nuevo terapeuta me ha recomendado lo mismo que el anterior: ejercicio y ejercicio para coger tono. Y en eso estamos.

He alargado un poco el recorrido, llegando hasta el mirador y volviendo al camino de vuelta a casa en lugar de enfilar directamente como antes. Es algo menos de un kilómetro más, o sea que andamos en torno a los 3 Km.

Me he dado cuenta de que hago algo mal porque tengo una zona erosionada (más que erosionada debería decir endurecida) en la punta del segundo dedo, a medio camino entre la uña y la yema. Lo que creo es que estoy «arañando» el suelo al despegar el pie derecho. Es algo a estudiar, sin duda. A causa de esto he estado preocupándome sobre todo de correr bien erguido, relajado y cuidando el movimiento de los pies. El resultado ha sido algo más de fatiga en la parte posterior de las piernas, un ritmo más elevado aún sin querer y menor cansancio general. También un aterrizaje más suave de los talones contra el suelo. Todo ventajas, oiga. Y es más fácil cada vez con el fortalecimiento (ligero aún) de las piernas. Concentrarse bien en el antepie a la hora de aterrizar es muy agradable, y la sensación ha cambiado bastante, se nota más blando, menos rígido en el contacto con el suelo.

Además, está empezando a notarse dificultad en calzarse unas botas después de correr descalzo, realmente las estructuras se relajan y se expanden, creo que los pies crecen. Me da la impresión de que, al masajearlos, estos son más maleables a la vez que más fuertes, pero solo son pocos días, ya veremos.

Esta semana, bajando por la calle pero aún por la parte alta, se veían Venus directamente delante y, sobre los edificios hacia el sureste, Júpiter. Casi en línea con ellos, la gigante roja de Antares. Otro pequeño placer para la lista. ¡Estas cosas hacen afición!

Y para rematar resulta que me he dado un golpe fuerte en la uña del dedo gordo y ahora me duelen la uña (que se pondrá negra, por lo que parece) y la articulación entre el metatarsiano y la falange. A ver qué pasa estos días, pero me da a mí que voy a pasar un tiempo (otro) sin salir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.