En el paso anterior dedicado a los documentos HTML creamos el primer documento de una manera muy sencilla. En este artículo veremos, también sin muchas complicaciones, cómo formatear el texto, es decir, agregar características determinadas a algunas partes del texto que lo diferencien del resto.
Una de las características más utilizadas para formatear un texto es la cursiva. Cuando se escriben extranjerismos crudos, frases de ejemplo o simplemente se desea resaltar algo, se utiliza ese tipo de letra inclinada y «manual». Tal y como vimos anteriormente, las órdenes propias de HTML o etiquetas se insertan entre los símbolos < y > . La etiqueta que define un fragmento de texto en cursiva es i, de italic. Prueba a modificar el texto de tu fichero de prueba con el siguiente código:

Esto es un <i>texto en cursiva</i> en
medio de un texto en redonda.

Existe otra etiqueta que muestra el texto en cursiva, es em, de emphasis, la que se usa para texto enfatizado:

Esto es un <em>texto enfatizado</em> en
medio de un texto normal

Como verás, el resultado es el mismo. La única diferencia es semántica, es decir, una etiqueta define el estilo «cursiva» mientras que la otra enfatiza el texto… con el estilo cursiva. La cosa se puede complicar, a la hora de escribir código para la web, definiendo cómo se comporta la etiqueta de énfasis, por ejemplo, cambiando el color, pero no es tema de esta serie de artículos. Por lo tanto, los consideraremos idénticos y escribiremos siempre la primera de las dos simplemente porque tiene menos letras. En parte también por otra cuestión: al contrario que editando un texto en \LaTeX, en el que el énfasis dentro del énfasis causa que se muestre letra en redonda (que es lo lógico), aquí no pasa, todo se queda en cursiva cuando se anidan etiquetas de énfasis. Por lo tanto, la que tenga menos letras.
Lo mismo pasa con el siguiente estilo, la negrita. Cuando se quiere poner un texto en negrita hay dos opciones, la etiqueta b, de bold, y la etiqueta strong. La primera pone el texto en negrita y la segunda lo resalta… poniéndolo en negrita. Igual que antes, la diferencia es que su pueden definir distintos comportamientos con CSS y otras maravillas. Pero como buscamos herramientas sencillas y con las máximas posibilidades de compatibilidad, nos ceñimos a lo básico y b tiene menos letras que strong, así que está claro. El código para usarlas es así de sencillo:

Esto es texto normal, <b>esto es texto en
negrita</b> y, por último, <strong>esto es
texto resaltado</strong>

Después de la cursiva y la negrita, los últimos estilos que veremos son el subrayado y el resaltado «fosforito». Para el primero, la etiqueta a utilizar es ins y para el segundo, mark. Y ya está, el proceso es el mismo de siempre:

Y ahora, el <ins>subrayado</ins> y
<mark>el fosforito.</mark>

Para visualizar el resultado de las pruebas, guarda el fichero con un nombre cualquiera que termine en .html y ábrelo con tu navegador favorito. Fácil y sencillo, ¿no?

El objetivo es la simplicidad y la posibilidad de utilizar cualquier editor y cualquier dispositivo para visualizar el documento. Ahora bien, usando un editor dedicado tendrás botones o atajos de teclado para estas etiquetas y muchas otras que veremos más adelante, lo cual puede facilitar mucho el trabajo si el documento es complejo. Pero, como siempre, empezaremos haciéndolo todo a mano.

Recuerda que este es un artículo original de Bokunoshumi.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s