Después de haber visto cuales son los ingredientes necesarios y la manera de ponerlos a funcionar, comenzaremos con el uso práctico de \LaTeX.

Habíamos quedado en que \LaTeX es un conjunto de macros para \TeX. Como tal conjunto de macros, lo que hace es interpretar las órdenes que le hemos dado y pasárselas a \TeX, o sea, que funciona como un compilador. (si es que técnicamente no lo es, que no lo sé). Entonces hemos de escribir el documento y luego compilarlo. También habíamos quedado en que había más compiladores, que por el hecho de ser diferentes pueden interpretar órdenes diferentes y pasarle a \TeX otros parámetros.

\LaTeX, cuando compila un documento (se consigue con la orden latex), produce una serie de archivos con el mismo nombre y diferente extensión. El que nos interesa, de momento, es el de extensión dvi. Es un archivo «DeVice Independent», es decir, independiente del dispositivo, una especie de PDF (anterior al PDF, de hecho) para imprimir en cualquier sitio. Se puede convertir a PostScript, a PDF o visualizar directamente con una herramienta disponible  en la instalación de LaTeX llamada xdvi. Sin embargo, nosotros compilaremos con pdflatex, que directamente nos da un fichero de salida en PDF. Pero ahondaremos en esto más tarde. Como dijo el Dr. Frankenstein, vamos por partes:

ESTRUCTURA DEL DOCUMENTO

Un documento se divide en dos partes:

  • Preámbulo.
  • Cuerpo del documento.

En el preámbulo es donde se definen los parámetros que afectarán a todo el documento. Solo hay un parámetro obligatorio, la clase de documento de que se trata, el resto, los paquetes de extensión que se han de cargar, son opcionales, aunque nosotros necesitaremos algunos sí o sí.

En el cuerpo del documento está, como es de suponer, el texto completo, con las órdenes necesarias para interpretarlo correctamente.

En la sintaxis de un documento \LaTeX las órdenes comienzan, siempre, con una antibarra o barra invertida. Además, hay algunos caracteres reservados con funciones especiales. Si queremos que salgan impresos es necesario indicarlo expresamente de una manera determinada. Pero no nos vamos a liar, de momento vamos a dejarlo en la antibarra (\backslash), el dólar ($) y el tanto por ciento (%). La antibarra introduce una órden, el dólar abre y cierra una secuencia matemática y el tanto por ciento introduce un comentario en el código.

Pues vamos allá. Vamos a empezar por lo más sencillo, un libro. Un libro tiene párrafos y párrafos de texto, un índice antes y, si me apuras, una página de título. Al principio será poco espectacular, iremos poco a poco.

Abre un editor de texto (o el editor dedicado, como Gummi o LaTeXila en GNU, TeX Shop en Mac OS o TeXstudio en Windows). Y escribe:

\documentclass{book}

Ya está, ese es el preámbulo. Ahora, en la siguiente línea, las marcas del cuerpo del documento:

\begin{document}
Texto
\end{document}

Y listo, ese es todo el documento. Donde dice «Texto» puede estar escrito el Quijote entero si quieres. A la hora de escribir el Quijote (u otra cosa) hay que tener en cuenta dos cosas:

  • Un espacio da lo mismo que dos, tres o treinta y tres, en el resultado impreso solo aparece uno, y los saltos de línea se intepretan como espacios.
  • Un cambio de párrafo se da cuando hay dos saltos de línea juntos. Es decir, una línea en blanco entre dos párrafos es un salto de párrafo, si no hay línea en blanco, es un espacio entre dos palabras. Ejemplo:
Esto es un párrafo.

Esto es otro párrafo.

Y esto es una sola línea
partida en tres trozos en un
tercer párrafo.

Esto tiene grandes ventajas a la hora de editar el código. Si quieres saber cuáles, pregunta en los comentarios para no alargar mucho esto. Ahora solo queda escribir el Quijote…

Una vez que esté listo, para ver el resultado pulsa el botón de compilar en el editor dedicado o, si estás en un editor de textos, guarda y vete a una consola en el mismo directorio en el que se encuentra el fichero. En esa consola, ejecuta el código:

$ pdflatex fichero.tex

Cuando termine, tendrás, además de otros ficheros, un PDF listo para ver o imprimir. Pero verás que todas las letras con acento o diéresis, las eñes, etc. simplemente no aparecen. Eso es porque pdflatex, igual que latex, no entiende los caracteres fuera del código ASCII, hay que indicar qué codificación presenta el texto y qué codificación deberá usarse en la tipografía del documento final. Debido a esto, haremos una prueba más:

Incluye las siguientes líneas en el preámbulo, bajo la declaración de la clase de documento, y vuelve a compilar:

\usepackage[utf8]{inputenc}

\usepackage[T1]{fontenc}

Ahora aparece todo en el PDF, ¿no? La orden usepackage indica que debe utilizarse el paquete indicado entre llaves con los parámetros de configuración indicados entre corchetes. PDF\LaTeX entiende ahora que el texto de entrada es Unicode (y así es), por lo que ajusta los parámetros de \TeX adecuadamente para texto Unicode. Además utiliza la codificación adecuada en la tipografía utilizada (es lo que se indica con el paquete fontenc). Si tienes una instalación completa (recomendado), no hay problema con los paquetes, si no, hay que instalarlos, pero eso será más adelante. En cualquier caso, una instalación básica ya incluye fontencinputenc.

Es el momento de introducir una nueva información (fácilmente deducible, por otra parte) acerca de la estructura de un fichero de este tipo: las órdenes, que comienzan por una barra invertida, tienen que ir acompañadas de parámetros obligatorios entre llaves y parámetros opcionales o de configuración entre corchetes. Esto siempre es igual, aunque lógicamente, los opcionales pueden no aparecer (véase la primera línea del documento) y los obligatorios no lo son en todos los casos, hay órdenes que no requieren de parámetro alguno. Veremos algunas en la siguiente entrega.

Ya puedes borrar todos los ficheros (excepto el resultado en PDF y el original de extensión .tex, obviamente). Trabajo terminado.

Pero aún quedan muchas cosas por pulir. Seguiremos en la próxima entrada. Permanezcan atentos a sus pantallas.

\LaTeX: el primer documento es un artículo original de Bokunoshumi.

[ACTUALIZACIÓN] En un principio, el plan era compilar los documentos con Xe\LaTeX, pero es más lento y pesado (mucho más) y su capacidad de manejar fuentes diferentes, aunque interesante, es contraria al espíritu que se busca de simplicidad y pocas preocupaciones a la hora de escribir (y dejarle el resultado final, fácil de estropear jugando con las fuentes, al compositor). Por eso, he vuelto a lo sencillo, usar \LaTeX y PDF\LaTeX.

Anuncios

3 comentarios en “LaTeX: el primer documento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s