Una propuesta para mejorar la UNED

En este curso, la UNED ha puesto en marcha una plataforma para recoger ideas de alumnos y profesores, discutir sobre ellas y crear una comunidad para mejorar la universidad. Esta plataforma se llama «Horizonte Uned 50» (lo siento, pero no podrás entrar sin un nombre de usuario válido de esta universidad).
En esta plataforma he visto, después de buscar entre los cientos de propuestas que aparecen, que apenas hay mención a los problemas, tan graves a mi juicio, que aquejan a esta universidad según sabéis si habéis leído mis últimas entradas al respecto: esta y esta. Por eso me he decidido a escribir mis propias ideas y empujar un poquito la causa del software libre. Había hecho una propuesta que abarcaba dos aspectos fundamentales, el de los textos básicos, que tanto hemoos mencionado, y el del software y los formatos libres. Ambos temas están muy relacionados, pero finalmente terminaron siendo propuestas idependientes.
A continuación, el texto íntegro de ambas. Si consideras que alguna cosa es mejorable, siéntete libre para comentar y aportar tu granito de arena.

UNED libre, información libre.

El tema que rondan algunas ideas de este foro es que los libros de texto elaborados por los profesores son caros (pueden subir el coste de una asignatura más de un 50%), son de difícil disponibilidad para estudiantes en el extranjero, de muy mala calidad en ocasiones y, también en ocasiones, de compra obligada (falta en la biblioteca o libro original [no copias] exigido en el examen).
Adrià ha dado en el clavo con un asunto: el trabajo de los profesores está remunerado y no es justo pagar por él más de una vez. Ahora bien, los libros, tal y como se gestionan ahora (edición tradicional en papel a la venta en librerías) tienen un coste elevado debido a los procesos de impresión, encuadernación, transporte, etc, y este coste es difícil de disminuir.
A consecuencia de estos factores, me parece apropiada la siguiente proposición:
El trabajo de los profesores, sean materiales de estudio, sean resultados de sus propias investigaciones, ha de ser licenciado como libre, de forma que esté disponible para toda la universidad. Es más, en su condición de universidad pública, la UNED debe hacer estos documentos de acceso libre para cualquiera. La propiedad intelectual del trabajo ha de seguir siendo del profesor o grupo de ellos que realiza el trabajo de modo indiscutible, pero de modo análogo al tratamiento que se hace de las tesis o los proyectos de fin de carrera (cuya propiedad será del alumno, pero es la universidad quien se hace con el derecho de explotarlo o publicarlo). Se da una situación paradójica: si se aprecia la noticia que aparece al final de esta propuesta, se ve una intención de hacer que los resultados de las investigaciones a la postre financiadas con dinero público sean públicas a su vez. En los mismos comentarios de esta y otras propuestas parece que en general, incluido el estamento docente, la idea se acepta como buena. Sin embargo no es así cuando es el trabajo personal del profesor el que debiera ser liberado, ¿por qué?
Cuando un profesor edita, por ejemplo, una guía o un estudio sobre la cría del cangrejo malayo, es muy libre de recomendarla (él u otros) para su asignatura o como placentera lectura. Pero cuando la obra del profesor está perfectamente ajustada al temario de la asignatura y está editada en una editorial que no se encuentra en bibliotecas o librerías es directamente inmoral venderla como si fuera una creación de utilidad general, cuando en muchos casos, e insisto en que es una de las quejas mayoritarias entre los estudiantes, son textos de calidad más que dudosa (a veces, simples listas de obras y años de publicación con algo de teoría entretejida).
La forma de publicar estos trabajos dedicados a los estudiantes no debe discriminar a ningún usuario o alumno, desde donde sea que solicita la información o cualquiera que sea el sistema que utiliza, de modo que los textos elaborados por los profesores deben ser:
  • gratuitos;
  • disponibles simultáneamente en varios formatos libres y estándar, a saber:
    • PDF A4 para imprimir,
    • html / texto plano para leer en PC y editar con facilidad,
    • y html / epub o similar para lectores electrónicos;
  • de licencia libre a estudiar (sin obra derivada y mención al autor, por ejemplo) y
  • editados en papel al modo tradicional, disponibles como hasta ahora en librerías, virtuales o no.
Con esto se consiguen varios objetivos:
  • se abaratan costes para estudiantes, profesores o investigadores que requieran de acceso a estos trabajos, democratizando el estudio;
  • se revierte en la sociedad el conocimiento que la universidad genera
  • y se evita el negocio y las tentaciones de negocio con los textos básicos de estudio.

A modo de ejemplo (he dudado mucho acerca de la conveniencia de incluir detalles concretos o experiencias personales, pero finalmente me he decidido) me gustaría reseñar un caso paradigmático de la situación. Creo que el asunto de los libros de texto obligatorios en el examen como método para asegurarse ventas ha quedado sobradamente claro. Por eso referiré que, entre otros casos con otras asignaturas en otros cursos, este mismo año no he podido acceder a uno de los libros de texto, obra del equipo docente de la asignatura. Además de su alto precio (15€ para una edición digital [he autoeditado literatura en formato digital y sé que 15€ es un valor inflado]), los requisitos tecnológicos para acceder al texto son orwellianos: es necesario un programa determinado, con versiones únicamente para Windows y Mac. Solo este detalle ya me deja fuera del sistema. Una vez que esté en mi poder, si lo consigo, no podré imprimirlo en papel ni verlo en otro dispositivo sin Windows o Mac sin saltarme las restricciones legales que lo ¿protegen?. Se arguyen las ventajas de un formato interactivo para semejante dislate, como si el HTML, por ejemplo, no fuera interactivo y, sobre todo, interoperable. Si adquiero un libro en papel puedo subrayarlo, prestarlo, regalarlo, venderlo, fotocopiarlo, escanearlo… es mío. Pero estos formatos no me lo permiten, el libro que he pagado no es mío. Lejos de aumentar la libertad del alumno, se escogen opciones que la coartan cada vez más por el terror a que alguien acceda a la información sin pagar un precio injusto.
Otro ejemplo que entronca con otra propuesta mía (horizonteuned50.uned.es/ideas/664-uned-libre-informatica-libre-construir-sobre-uned-libre-informacion-libre) es el comentario que me he encontrado en un foro en este cuatrimestre, en el que un profesor solicita a un alumno que vuelva a entregar una prueba de evaluación continua en un formato de Microsoft Word, pues el alumno lo ha hecho en un formato estándar y gratuito como ODF y el profesor no puede abrirlo, lo que obliga al alumno a buscar programas privativos que no funcionan en todos los sistemas o guardar su trabajo en un formato no descrito, que depende de una sola empresa multinacional y sin soporte real por parte de programas libres.
De verdad el usar herramientas y formatos estándar no puede soslayarse ni retrasarse más en beneficio de todos en la comunidad.

Será muy interesante echar un vistazo a esta noticia:
www.xataka.com/investigacion/la-union-europea-quiere-abrir-la-ciencia-para-2020
Independientemente de que se lleve a cabo o no, queda clara la idea de que las universidades (y por tanto sus empleados) financiadas con dinero público deben producir documentos públicos.

Por último, quiero dejar claro que muchos profesores son conscientes de estos abusos y de la necesidad de un acceso libre a la información y ofrecen el material en cómodos PDF que permiten un estudio personalizado (en pantalla, impreso, anotado…).

 

 

UNED libre, informática libre (Construida sobre la anterior).

Derivada de la idea anterior, en la que esta se basa, otra cuestión surge como prioritaria: la defensa y promoción del software libre en todos los ámbitos de la universidad.
En la actualidad, la informática de la UNED y de la gran mayoría de los alumnos depende, exclusivamente, de una sola multinacional extranjera y de las decisiones que esta tome acerca de sus productos. Sin ánimo de forzar a ninguna persona qué tipo de sistema o programa debe utilizar para gobernar su ordenador o realizar su trabajo, opino que una institución pública debe independizarse todo lo posible de una influencia empresarial cuyo fin no es la educación ni la transmisión del conocimiento, sino el beneficio económico y la perpetuación de su monopolio «de facto» a cualquier precio. Este es un concepto teórico que, en la práctica, nos lleva a un solo nombre: Microsoft.
Uno de los grandes problemas a que se enfrenta una institución pública (y en realidad cualquier usuario) es el de la escalada de requerimientos físicos de la máquina con cada nueva actualización. Así, ordenadores perfectamente funcionales no tienen recursos suficientes para actualizarse a Windows 10, la única versión con soporte de seguridad actualmente, lo que obliga a la adquisición de nuevo hardware. Si esto no se ve como un problema debe apreciarse en perspectiva: la siguiente versión reiniciará el proceso y será necesario renovar o actualizar el parque de máquinas instaladas otra vez.
Otro gran problema es, a nivel de la propia institución, el hecho de que este sistema espía realmente las acciones de sus usuarios y hace que ni la máquina ni la información que esta maneja pertenezcan realmente a quien se supone que pertenecen. Véase www.gnu.org/proprietary/malware-microsoft.html#surveillance para más información. Además, se sabe, gracias a filtraciones desde las propias agencias encargadas de ello, que esta empresa (entre muchas otras) colabora con los gobiernos en el espionaje de la información que se maneja con sus máquinas.
Para lograr esta independencia tecnológica deben eliminarse los sistemas operativos y programas privativos (previo estudio y, si es necesario, paulatinamente) y sustituirlos por software libre. Esta transformación ha de realizarse en todos los ámbitos. No solo en la relación con la comunidad universitaria, también en la gestión y administración de la institución, ahora misma cautiva de un producto comercial, por las razones dadas más arriba.
Además, la universidad debe proporcionar a sus usuarios alumnos y profesores las herramientas para poder escoger qué informática utilizar. Si el uso de la informática es vital en los estudios universitarios modernos, en los no presenciales es absolutamente imprescindible un cuidado exquisito con lo que la institución exige y ofrece a través de estas nuevas tecnologías.
Recientemente se ofreció a los alumnos una suscripción a Microsoft Office 365 sin previa consulta ni opciones alternativas. Es una herramienta que no todos podemos usar (no llega a toda la comunidad), que fomenta el uso de su propio formato de documentos (continúa la dependencia de una empresa y el rechazo de un estándar) y que no es gratuita (aunque lo sea para el alumno y para la UNED, cuando ésta caduque, quien lo desee deberá abonar el costo de la licencia correspondiente). El uso de estándares en los formatos y programas libres ofrece libertad a los usuarios, que pueden escoger entre usar plataformas privativas de pago o programas elaborados por la propia comunidad de usuarios.
Para poder ofrecer a sus alumnos la libertad necesaria y no exigir nada sino rendimiento académico, los documentos que elaboren profesores y departamentos deben ser:

  • textos en formatos aptos para imprimir y leer / manejar convenientemente en dispositivos electrónicos (ver idea anterior);
  • documentos ofimáticos (hojas de cálculo, presentaciones, etc) en formato OpenDocument, ampliamente documentado y estándar internacional ISO/IEC 26300, plenamente utilizable en cualquier plataforma;
  • archivos de audio en formato Ogg / Flac, de mucha mayor calidad y libres de patentes; y
  • archivos de vídeo en formato WebM en lugar de Flash por ser multiplataforma, libre de patentes y reproducible por cualquier programa, incluso navegadores, en cualquier sistema. Además, necesita menos recursos para ser visionado.

Los objetivos que se logran con estas actuaciones, de manera análoga a lo expuesto en la idea que se ha mencionado, son:

  • abaratar costes (para la propia universidad y para los estudiantes), ya que las nuevas versiones del sistema operativo usado actualmente suelen implicar renovación del parque de ordenadores o, cuando menos, una ampliación o actualización, como se ha explicado antes. Actuando del modo propuesto, además del ahorro en licencias, los ciclos de vida de las computadoras se alargan ostensiblemente.

Esta es una representación del tiempo de amortización de una migración a software libre basándose en el precio de las licencias y de la renovación de 30 equipos. Dependiendo del coste de esta renovación y otras futuras ambas líneas se separarán más o menos, pero la amortización es inmediata. La línea azul representa el coste acumulado con ordenadores convencionales con Windows. La línea naranja representa el coste acumulado de ordenadores con software libre. Nótese el rápido crecimento de la primera gracias a la actualización de hardware antes de que se estabilice. Se ha contado con un incremento del 2% anual en el precio de la energía pero no con futuras actualizaciones. Los costes de técnicos necesarios para la migración no se han contabilizado, pues se considera que también son necesarios para la actualización a la nueva versión del sistema Windows actual. Tampoco se ha considerado la curva de aprendizaje de los usuarios finales: la intefaz Metro también debe ser aprendida y las posibilidades de configuración del nuevo sistema permiten replicar exactamente la que se utiliza ahora mismo.
Si futuras renovaciones de los equipos inciden en no aumentar (o reducir, algo perfectamente posible en estaciones de trabajo de oficina) el gasto eléctrico, la diferencia entre ambos costes acumulados se dispara:

Este gráfico representa la misma infraestructura con la adquisición de ordenadores nuevos de consumo reducido aptos para el mismo trabajo. Nótese que la amortización es de unos 4 meses y al final del cálculo el ahorro es de 25.000 € sobre los 10.000 € anteriores;
  • fomento del empleo local y la innovación: la administración puede, si lo necesita, contratar expertos o empresas de su elección (no necesariamente una multinacional concreta, posibilidad de colaboración de las propias facultades de informática o ingenierías) para instalar, modificar o adaptar el sistema operativo y los programas a sus necesidades;
  • formación de usuarios de informática en lugar de formación de consumidores de un producto. Toda la capacidad formativa de la universidad en materia informática / ofimática puede volcarse en crear personas capaces de dominar y comprender en lugar de consumidores de un producto concreto. Un aspecto vital que el software libre puede proporcionar a nivel educativo es la «construcción de comunidad», promocionando la participación de alumnos y profesores en plataformas colaborativas no de la UNED, sino del «mundo real» en proyectos reales (como Sourceforge, Github y otros) contribuyendo a crear conocimiento y difundirlo de manera distribuida;
  • libertad de los alumnos para escoger su informática, lo que democratiza el acceso a la enseñanza superior; y
  • posibilidad real de poseer tanto los equipos como la información que reside en ellos, sin verse obligados a cambios impuestos desde quien realmente posee el sistema, que tiene la capacidad de realizar dicho cambios sin permiso del usuario.

El uso tan amplio que se hace de las tecnoligías digitales en los estudios hoy en día se ve multiplicado en la UNED por un factor grande y la informática libre debe ser una materia prioritaria a la hora de abrir la universidad a la comunidad.

 

La entrada «Una propuesta para mejorar la UNED» es original de Bokunoshumi.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s