Las cositas que tiene la UNED, 2ª parte.

Querido diario:

Esta es la segunda parte de lo que escribí aquí, aunque pertenece a unos acontecimientos anteriores en el tiempo, son relativos a mi primer año como estudiante de Lengua y literatura españolas.

Ese año, contento y entusiasmado, inocente e inmaculado, comencé mi camino por el tortuoso camino de la universidad pública española. Ya puestos a ser un estudiante completo a pesar de mis años, solicité al ministerio correspondiente una beca de matrícula. Llevé a cabo los trámites pertinentes y comencé el curso, como un chiquillo con zapatos nuevos con mis flamantes libros fotocopiados de la biblioteca.

Al cabo de un tiempo, la solicitud de beca es denegada por no aprovechamiento de los cursos anteriores. ¿Qué cursos? Pues una (1) asignatura que suspendí hace dieciséis (16) años, de otra carrera de otra facultad para la que ni tan siquiera solicité beca, asignatura que abandoné, igual que la universidad, después de pagarla y suspenderla. En fin, qué le vamos a hacer, Espéin is díferen. Recurso al canto. Cerca del mes de abril recibo una nueva denegación copia exacta de la primera, así que a pagar tocan.

Hasta aquí, a la pobre UNED no se le puede achacar nada, todo es cosa de que en el ministerio son un poquito quisquillosos a la hora de soltar los dineros. El problema viene ahora: me acerco al centro asociado, que además está cerquita de casa, a preguntar (diálogo dramatizado, no recuerdo las palabras exactas).

-Oiga, que es mi primer año, que cómo funciona esto, porque me han denegado la beca y no sé lo que tengo que hacer.

-¿Te han mandado la carta?

-Sí, aquí está, esta misma es (en la mano la llevaba, eso sí).

-Pues ahora tienes que esperar a que te manden una nueva carta de pagos, pagas y sanseacabó.

-Pero es que ya solo queda un mes de curso…

-Nada, tranquilo, cuando te manden la carta de pagos y pagues ya queda todo listo.

Pues nada, a esperar y a estudiar mientras tanto para los exámenes de junio. Meto el dinero en un sobre e hinco los codos. Hasta que el día anterior al primer examen, aún en el mes de mayo, recibo una carta que me avisa de la anulación de la matrícula por impago. ¿Impago? Busco el teléfono de la secretaría de la UNED, llamo y me dicen que es que no he pagado. Yo les digo que ya, que sí, ya lo sé, es que estaba esperando la dichosa carta de pagos desde hace un mes. ¿Qué carta de pago?, me espeta, esa se la enviamos con la primera carta de denegación en el mes de diciembre. Me quedo atónito. Pero es que en la secretaría del centro asociado me han dicho que tenía que esperar una carta nueva, le respondo, solo eso, que el dinero ya lo tengo apartado. Pues a la señora o señorita le da lo mismo, estoy fuera del plazo, y si quiero saber algo tengo que dirigirme a la secretaría en Madrid por carta o por teléfono, que lo que me digan en el centro asociado no vale, que no saben cómo son los trámites. Me deja sin palabras, ¿para qué vale el centro asociado? Quitando la biblioteca, pocas veces lo he pisado en la carrera con efectos académicos, solo motivos administrativos me han llevado allí. Si pierdo la matrícula, además, pierdo las asignaturas aprobadas en enero. -Lo que le digan en el centro asociado no es cosa nuestra, usted está fuera del plazo para abonar el importe de la matrícula. Literal.

Finalmente, tras muchos ruegos, accede a modificar el expediente si hago el ingreso y le envío el justificante bancario esa misma mañana. Pago, escaneo el papelito, se lo envío y en una horita está el asunto zanjado.

Recordad, si tenéis tratos con la UNED, todo por escrito y directamente con la persona o departamento responsable, un error se puede pagar muy, muy caro. Estuve cerca de tirar un año entero por la borda por fiarme de un intermediario de la propia universidad. Espéin is díferen.

Otra cosa: tenéis más información, experiencias y enlaces (incluido uno a la primera parte de esta entrada) en este blog.

6 comentarios en “Las cositas que tiene la UNED, 2ª parte.

    1. ¡Que bien, otro quittero irreductible!
      Bueno, al menos has terminado, por lo que entiendo. Eso ya es mucho. Lamentablemente, a determinada edad o en circunstancias concretas, la UNED es casi la única opción que hay para la enseñanza superior (sin pagar una privada, se entiende) y lo asumes sí o sí.
      Yo acabo de terminar los exámenes hoy mismo y ya estoy pensando en otra entrega de la saga para desahogarme.
      Por último, te recomiendo que, si no lo has hecho ya, revises el enlace que aparece al final de la entrada. Hay un montón de gente como nosotros.

      1. Pues lo siento mucho, la verdad es que requiere moral y paciencia, se hace difícil. Y ya no te digo si usas software libre, entonces es una carrera de obstáculos.
        ¡Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s