Convierte tu Raspberry Pi en un centro multimedia.

Esta es la última entrada de una serie dedicada al pequeño Raspberry Pi.

Ingredientes:

Un Raspberry Pi.

Una tarjeta SD de 4 GB donde se instalará el sistema operativo y aplicaciones.

Una conexión a internet por cable cerca del Raspberry Pi (router, plc, etc).

Un ordenador con conexión a internet y lector de tarjetas.

Un televisor con entrada HDMI (y, si quieres sacarle todo el jugo, que sea FullHD).

Vamos a utilizar una distribución de GNU/Linux como centro multimedia dedicado. Está basada en Debian y construida especialmente para convertir el pequeño Raspberry en un fantástico reproductor. Se llama Raspbmc y es una variación del Raspbian que usamos en los tutoriales anteriores y XBMC, para mí el mejor “media center” con mucha diferencia.

Antes de empezar, una aclaración. Si tu librería multimedia tiene muchos archivos codificados en MPEG2 (el formato del DVD) tienes la posibilidad de comprar, por unas módicas 2,40 libras esterlinas, el códec para descodificar esos archivos. Sin embargo, la capacidad del Raspberry es muy limitada a la hora de sacar información de un archivo ISO. De modo que los archivos MPEG o los de tipo VOB propios de un DVD no te darán problemas, pero las imágenes de disco sí. Así que si tienes muchas copias de seguridad de tus películas en formato ISO, vete pensando en otro equipo o en recodificar tu colección en un formato moderno.

Eso, he escogido Raspbmc y lo vamos a instalar. Asumo que, como en todos los post hasta ahora, en el ordenador que usas corre Debian u otra distro GNU/Linux. Si lo estás haciendo a través de un ordenador con Windows, sigue estas instrucciones. Comenzamos el proceso con Linux:

Coge tu tarjeta SD y la insertas en el lector de tarjetas de un ordenador con conexión a internet. Comprueba el nombre del dispositivo, no de la partición de la tarjeta, con:

fdisk -l

como root. Anótalo o recuérdalo.

Ahora vamos a conseguir la imagen de instalación por internet. En un terminal de usuario, no es necesario que sea root:

wget http://svn.stmlabs.com/svn/raspbmc/testing/installers/python/install.py

chmod +x install.py

Eso descargará un script en python que dará el formato necesario a la tarjeta e incluirá los archivos de arranque necesarios. Hazlo correr como root:

python install.py

Nos pedirá que escojamos el dispositivo en el que instalar de una lista. En ocasiones (a mí me ha pasado) no hay lista, pero no importa, teclea el nombre de la partición que anotaste antes (por ejemplo, sdb). Al pulsar Enter comenzará el proceso. Cuando concluya, no configures la red ni nada a través del asistente que aparece a continuación (aunque probablemente sea interesante si necesitas configurar una red inalámbrica, pero yo no lo he necesitado y no lo he probado). Extrae la tarjeta y llévala al Raspberry Pi.

Ahora el Raspito deberá estar conectado a la tele Y a internet a través del cable, bien con un PLC, como en mi caso, bien con un router o un módem directamente. Conecta también los perféricos que vas a usar, como un ratón inalámbrico, un teclado, etc. Inserta la tarjeta y enciende el ordenador. Él solito se descargará el sistema operativo, XBMC y todo lo necesario. Luego se reiniciará y lo tendrás listo.

Así, tal cual, ya funciona bien y no necesita más. Pero siempre se puede mejorar un poco la configuración de fábrica. En un principio, se puede cambiar el idioma de la interfaz. Dirígete a la opción “System” y del submenú selecciona “settings”. Ahora, en la primera opción, “Appereance”, selecciona “International”. Dentro de este menú podrás seleccionar el idioma que quieras, la zona horaria y los idiomas preferidos para cuando haya posibilidad de escoger entre varios subtitulos o pistas de audio en una película.

Lo primero en cuanto a la red es, en mi opinión, definir una ip fija para facilitar las conexiones desde otro ordenador de la red doméstica. Navega con el teclado o el ratón por el menú hasta la entrada “Programas”. Solo hay una opción: “Raspbmc settings”. Selecciónala. Ahora busca las conexiones de red en la pestaña “Network Configuration”, que es la primera, la que aparece por defecto. Completa los datos con los valores deseados. Recuerda que la IP (IP address) la escoges tú, la máscara de red (Subnet Mask) es 255.255.255.0 y la puerta de enlace o gateway es la dirección del router.

Si has comprado el codec del que hablamos antes, tienes que introducir el código que has recibido en tu correo electrónico a través de esta herramienta, nunca a través de la edición manual de los archivos. Lo digo porque se te pedirá que añadas un código en el archivo /boot/config.txt. Yo lo he hecho manualmente y, aunque funcione la descodificación de esos vídeos, el método manual no hará más que conseguir que se muestren mensajes de error en el arranque y errores que terminarán por desesperarte. Usando el programa “Raspbmc settings” no tendrás ningún problema; cambia a la pestaña “System Configuration”. En el apartado “Advanced system settings” encontrarás el campo para introducir el código que has adquirido.

Aunque no tan a fondo como el sistema que se usa para descargar 24/7, es necesario aumentar las seguridad de un equipo conectado a la red. Lo único en ese aspecto que yo he hecho es cambiar la contraseña del usuario para que una conexión externa no se encuentre con la contraseña por defecto.  Conéctate al sistema con el ordenador con el que has hecho la instalación con el comando

ssh pi@ip.del.raspberry

Se te pedirá la contraseña que es “raspberry” y verás el prompt de la línea de comando del usuario “pi”. Cambia la contraseña con:

sudo passwd pi

Introduce la antigua y luego la nueva y repítela. Listo.

Una cosa más. Si la televisión a la que lo tienes conectado tiene algún modo de vídeo de pantalla completa o ampliación de imagen o lo que sea, puede que no veas toda la pantalla. Tienes que seleccionar un modo de vídeo “punto por punto” o, si no lo deseas, no puedes o no te conviene, busca la opción “Sistema” en el menú y dentro de ella la opción “Ajustes”, “Sistema” y “Hardware de vídeo”. Verás la posiblidad de calibrar la pantalla (opción “calibración de vídeo”. Tienes que arrastrar las esquinas superior izquierda e inferior derecha hasta que coincidan con el borde de la pantalla de la tele. También puedes ajustar la altura de la barra de subtítulos y la deformación de la imagen en el cuadrado central. Ajústalo todo como desees y sal con “Esc” o botón derecho del ratón.

Raspbmc incluye un adaptador CEC, es decir, un controlador para los sistemas de comunicación entre dispositivos a través del cable HDMI. Por tanto, si tu televisor soporta esa opción podrás usarla para controlar el media center a través del mando del televisor. En internet he visto vídeos con televisores Samsung y en mi caso he probado con Sharp Aquos y sistema Aquos Link. Y funciona de maravilla, aunque es posible que necesites reiniciar la tele apagándola y cortando la alimentación un rato.

Todo listo. A disfrutar.

3 comentarios en “Convierte tu Raspberry Pi en un centro multimedia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s