El PP, internet y Gustavo Adolfo Bécquer

Las palabras son aire y van al aire,

las lagrimas son agua y van al mar

y los besos, ¿sabes tú a dónde van?

En julio de este año, con motivo de unas declaraciones de Rodríguez Ibarra diciendo que si se utilizase software libre en la administración como es debido al ahorro hubiera evitado el famoso 5% de bajada de sueldo a los funcionarios, comencé la redacción de una entrada sobre cómo, a pesar de las intenciones (o al menos las declaraciones) de unos pocos, el resto de los dirigentes no se preocupan en absoluto de cuestiones como la dependencia tecnológica, el empleo local o el ahorro económico a la hora de optar por software de una empresa concreta, siempre la misma, o software libre.

Tampoco es que me esmerara mucho y la entrada quedó en suspenso hasta que surgió la noticia de que la Xunta de Galicia se acaba de gastar más de 4 millones de euros en licencias de software ¿adivináis de qué empresa? que caducarán dentro de un tiempo, pasado el cual habrá que volver a pagar. Por si alguien no se ha dado cuenta, pagamos nosotros. Tampoco es algo que merezca una entrada, que los políticos roben o adjudiquen contratos a quien ofrece mayores comisiones no es ya noticia, y ésta en concreto está en innumerables sitios aparte de este.

Sin embargo, hace unos meses tuve que hacer la matrícula de la escuela de idiomas por internet. Ahora ya no hay otro método más que ese para matricularse, segun parece. De la página de la escuela se me remite a otra de la Xunta de Galicia en la que he de cubrir un formulario, imprimirlo, llevarlo al banco y pagar las tasas correspondientes. Hasta aquí, bien. Entro en la susodicha página y busco el enlace. Al hacerlo, Iceweasel me tira una advertencia de las que dan miedo, pero añadí una excepción de seguridad y pude concluir la tarea. Estos días quise pedir una cita para el médico usando el servicio web y me pasa lo mismo, he aquí un pantallazo:

Advertencia del navegador

Como veis, el aviso da un poco de miedo, parece que alguien quisiera suplantar el sitio, algún problema habrá con las webs de la Xunta. Pruebo con Chromium, que también se asusta, Epiphany también me quiere sacar de allí e incluso Midori teme por mi vida.

Visto que no hay manera de que algún navegador dé la página por segura y auténtica, me pongo en contacto con el servicio técnico de informática del gobierno autonómico para explicarles lo sucedido por si no se han dado cuenta de que sus certificados de seguridad no son válidos. He aquí la respuesta:

Tomamos nota de sus sugerencias, pero si se fija en los requisitos de navegación (https://host.cixtec.es/EntradaOficinaVirtual/OV/ga/OV_RequisitosTecnicos.htm) dentro de la oficina virtual, y cito textualmente:”Para acceder á Oficina Virtual da Consellería de Facenda recoméndase o uso do navegador Internet Explorer (IE).[Para acceder a la oficina virtual de la consejería de Hacienda se recomienda el uso del navegador Internet Explorer (IE)]”
Un saludo.

Xunta de Galicia 1, estándares en internet, 0. El mismísimo gobierno autonómico me “obliga” a usar Internet Explorer, un producto deficiente (la propia Microsoft ha admitido que tiene un montón de agujeros de seguridad) y que me obliga, a su vez, a usar un SO determinado. Máxime cuando la ley 11/2007 de 22 de junio dice textualmente en su artículo 4: “las Administraciones Públicas utilizarán estándares abiertos así como, en su caso y de forma complementaria, estándares que sean de uso generalizado por los ciudadanos”.

Además, el Real Decreto 4/2010 de 8 de enero en su artículo 11 dice: Los documentos, servicios electrónicos y aplicaciones puestos por las Administraciones públicas a disposición de los ciudadanos o de otras Administraciones públicas serán, según corresponda, visualizables, accesibles y funcionalmente operables en condiciones que permitan satisfacer el principio de neutralidad tecnológica y eviten la discriminación a los ciudadanos por razón de su elección tecnológica.”

Esto tampoco sería noticia si no fuera porque, durante la campaña electoral, el candidato del PP, que luego resultó elegido, prometió un apoyo como es debido a las alternativas libres como medio para abaratar costes, aumentar la seguridad y reducir la dependencia tecnológica.

Ahora es cuando debería fundamentar estas cosas con datos contrastables y, mira tú por donde, no es posible (al menos yo no he sido capaz) consultar el programa electoral del Partido Popular de Galicia a posteriori. Sólo he conseguido ver la noticia con comentarios acerca de las promesas electorales, pero desde la página del PP buscando información veraz, imposible.

Tal y como escribió Bécquer en el poema que  hace de cabecera a esta entrada, las palabras son aire y van al aire. Dicen una cosa, hacen otra, y mientras el dinero cambie de manos del modo en que conviene que cambie (es decir, de nuestras manos a las suyas o a las de sus amigos) no hay problema alguno. Y acabo de caer en la cuenta de que a estas alturas, esto tampoco es noticia.

Y así, mientras Microsoft se lleva cuatro millones de euros más de nuestros bolsillos, nos seguiremos preguntando por qué no hay dinero para cubrir las demandas de la ley de dependencia, el sueldo íntegro de los funcionarios o, por qué no, mantener la oferta de grupos de la escuela de idiomas.

Así estamos.

Un comentario en “El PP, internet y Gustavo Adolfo Bécquer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s