Correr descalzo: día 1


500 m. 4 minutos.

Mucho frío, aunque creí que iba a ser peor en los pies. Aún así, he
vuelto con las plantas insensibles. He intentado doblar las rodillas y pisar primero con los metatarsos, relajarme y todo eso, pero casi no me ha dado tiempo a nada.

Trote cochinero, pero cochinero de verdad. Como se esperaba.

Anuncios

Correr descalzo: día 0 (introducción y advertencia)

O mejor dicho, advertencia e introducción.

Advertencia: todo esta serie de artículos, que aparecerán en Bokunoshumi a modo de diario, es un caso de libro de amimefuncionismo. Precisamente porque a mí me funciona. Pero en tu caso puede que no sea así, o que el proceso haya sido, o tenga que ser, diferente.

Aviso acerca de que es algo que a mí me funciona porque una de las frases que más me gustan de las que he escuchado o leído últimamente es la que afirma que no quiero morir idiota. Y por lo tanto pruebo cosas e intento aprender, es algo exclusivamente personal. Pero eso es diferente para cada persona, cada uno es como es y no todos necesitamos lo mismo, ni en el aspecto personal ni en el físico. Avisado quedas. Si buscas información más técnica para formarte una opinión propia en lugar de simplemente leer mi experiencia puedes echarle un vistazo a alguna de las publicaciones de Daniel Lieberman (muy recomendado, en inglés), a este estudio, o a alguno de los numerosos blogs o páginas dedicadas al tema como esta (pero hay más).

Por último, yo no tengo (no tenía) ni costumbre ni ganas de correr, y por lo tanto no tengo vicios ni costumbres adquiridas de largas distancias corriendo calzado. Empiezo, literalmente, de cero. Si eres corredor consumado, probablemente esto de empezar corriendo 500 metros te suene a chino y completamente inviable.

Introducción

A pesar de que ya he probado a correr descalzo en el pasado y uso calzado minimalista siempre que puedo, este pasado verano me ha sobrevenido un dolor de espalda que me impedía no solo correr sino incluso caminar más de media hora seguida.

Al final, parece que el único remedio que me está funcionando un poco es comer mucho más, hacer ejercicios de fuerza y, por las tardes, yoga y estiramientos. Dosis masivas de esta receta me están sacando del pozo lentamente y me están permitiendo volver a correr.

Tras varios años de ejercicio nulo y dieta lamentable esto es empezar de cero, física y técnicamente. Y he decicido documentarlo. Y he aquí este diario de cómo correr descalzo si eres un deshecho.

Lo que vendrá este año

Tenía muchos planes para esta bitácora para 2018, entre ellos la serie de artículos sobre \LaTeX y HTML. Para el 2019 el plan es seguir con esto y alguna cosa más que será interesante, o eso creo.

Pues respecto al primera asunto, la serie sobre el texto plano y su tratamiento dedicada a quienes no están familiarizados con la informática, no está abandonada sino «en suspenso». En parte porque, coincidiendo con algunos comentarios que he recibido por otros canales, efectivamente HTML no es un lenguaje adecuado para manejar el texto. Sí lo es, quizás, para compartir un documento de manera que pueda ser leído en cualquier dispositivo, pero no para escribir, tomar apuntes o simplemente manejar el texto. Para eso es infinitamente más sencillo, más rápido de aprender y más fácil de usar Markdown. También Org-mode, de Emacs, que además sirve para muchas más cosas, desde agenda a tablas. Pero creo que Markdown coincide más con el objetivo de la serie de encontrar una herramienta enfocada en el texto y lo más autónoma posible, y numerosos editores pueden mostrar el formato básico de Markdown, no así Org-mode, que depende mucho más de Emacs. Aunque Emacs es «El Editor», la autonomía es prioritaria en mi opinión. El plan, pues, es cancelar los artículos sobre HTML y comenzar con Markdown.

Respecto a los nuevos proyectos, son en principio tres. El primero es utilizar una RaspberryPi como servidor DNS para la red local. Es una que uso como servidor de descargas y está encendida 24 horas al día, 7 días a la semana. Dado que el servicio de DNS tampoco representa una carga de trabajo inasumible, pues vamos a hacernos más independientes de las censuras de los ISP y, al mismo tiempo, conseguir acelerar la carga de páginas en los dispositivos de nuestra red.

El segundo de los proyectos es una serie sobre otra de mis aficiones, una que aún no había aparecido por aquí nunca: correr descalzo. Lo que vendrá no es más que un diario de cómo va funcionando el correr descalzo empezando de cero. Respecto al formato, aún no lo tengo decidido, pero creo que habrá una entrada muy corta cada día que corra y una especie de recopilación en página aparte.

Y el tercero se refiere a dejar alguna referencia y posiblemente algún tutorial acerca de i3, el nuevo entorno de escritorio que estoy usando desde hace algún tiempo y me tiene enamoradito. Los consumos de recursos son ridículos, es fácil de configurar aunque sea con un archivo de texto y es extraordinariamente potente a la hora de trabajar con él.

Espero que esto os sea de utilidad o, por lo menos, os sirva como curiosidad o lectura placentera

No es Klingon

Hoy os traigo un enlace a un proyecto estupendo en el que he empezado a colaborar.

La inciativa parte de la gente de El binario y es un glosario de términos técnicos para simplificar la comprensión de esos textos y esas conversaciones llenas de jerga en las que a veces nos vemos envueltos. ¿No te ha pasado nunca que hablas con gente que entiende de servidores, de protocolos de comunicación, de criptografía o de sistemas operativos y te parece que hablan en otro idioma?

Para enterarnos de qué va la cosa está No es Klingon, para dar explicaciones sencillas a términos que no se entienden a la primera, pero tampoco son tan complicados si alguien te los explica convenientemente.

Echadle un vistazo, que merece la pena. Hay un sencillo índice alfabético en la parte superior que permite encontrar lo que se busca a la primera. También hay un medio de contacto para proponer definiciones y solicitarlas. Ya puestos, confieso que yo mismo soy muy dado a eso, a introducir terminología en idioma alienígena, de manera que aprovecho para avisar de que si hay algún palabro de los que pululan por esta bitácora llamada Bokunoshumi que no se entiende, deja un comentario y se explicará convenientemente.

Por cierto, si alguien no lo sabe, el Klingon es un idioma artificial inventado para la serie de televisión Star Trek. Ha terminado siendo una lengua completa, con su escritura, su gramática, su vocabulario y sus curiosidades «culturales». Hay, cómo no, mucha más información en la Wikipedia.

He catalogado esta entrada en «informanidades» porque es una de las carencias de los dedicados a eso de las humanidades: los términos informáticos.

Cómo solucionar la gestión de la red cableada con Network Manager

O más bien la ausencia de gestión de la red cableada. Lo que me trae hoy aquí es una imposibilidad total de conectar el portátil a través de cable en Debian Testing (buster). La conexión inalámbrica, sin embargo, a las mil maravillas. Y cuando se comprueba a través del icono del área de notificación, Network Manager dice que «el dispositivo no está gestionado» Seguir leyendo